+212 678511270

info@jankatours.com

Ruta por las Kasbahs, las joyas del Marruecos más auténtico
fade
7967
post-template-default,single,single-post,postid-7967,single-format-standard,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.2,mkdf-tours-1.3.1,mkdf-boxed,voyage child theme-child-ver-1.0,voyage-ver-1.4,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1200,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-default,mkdf-dark-header,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-large-title-text,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
kasbah-de-marruecos

Kasbah de Marruecos, joyas del pasado

¿Qué es una Kasbah?

Las kasbah (tighremt en bereber), son conjuntos arquitectónicos fortificados de origen bereber. Forman parte muy importante de la arquitectura tradicional del sureste de Marruecos. Las kasbah eran el lugar donde las personas se protegían contra intrusos y ataques, pero también donde podían resguardarse de las tormentas de arena o del exceso de frío que podría matar el ganado. Estaban destinadas principalmente a vivienda de las familias más poderosas.

Se trata de edificios de planta cuadrada, coronados por 4 torres en los ángulos, que servían de defensa, similares a los castillos medievales. Están construidas con ladrillos de adobe, fabricados a partir de arcilla, estiércol y paja que después son secados al sol. Las paredes pueden tener algunos diseños geométricos en el exterior con inspiración marroquí y las ventanas son pequeñas.

Las casas señoriales de las Kasbah tienen un gran espacio para recibir a los visitantes, reservado normalmente a los hombres, y un corral en la planta baja de la vivienda para el ganado. Las Kasbah más antiguas pueden datar del siglo XVIII, alguna quizás del XVII, pero la mayor parte no tienen mucho más de cien años. Admirar su extraordinaria belleza es hacer un viaje en el tiempo.

 

Marruecos ofrece mil y una posibilidades para descubrir

 

¿Por dónde discurre “La ruta de las Mil Kasbah “?

La ruta de las Mil Kasbah, conocida también como la Ruta de las Fortalezas, es uno de los mayores atractivos turísticos de Marruecos. Para todos aquellos que deseen conocer en profundidad la cultura y la forma de vida del pueblo bereber, se trata de un itinerario perfecto, pues es como hacer un viaje al pasado, es descubrir la esencia y la historia de este afable pueblo.

Esta ruta tiene su punto de partida en la ciudad de Ouarzazate, la cual servirá también para poner punto y final al recorrido por estos monumentos del arte bereber. En Ouarzazate encontramos la majestuosa Kasbah Taourirt  que preside la ciudad y que en su día alojó al pachá El Glaoui, gobernador de Marrakech. Arquitectónicamente se trata de una compleja superposición de muros y torres almenadas que la hacen realmente impactante y bella.

A solamente unos 30 kilómetros al noroeste podemos visitar la más conocida de todas ellas, que se encuentra en el Ksar de Aït Ben Haddou. Este conjunto de fortificaciones fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987. Su fama es debida en gran parte, por haber  sido el escenario del rodaje de numerosas películas, todas ellas muy conocidas: Lawrence de Arabia en 1962, Jesús de Nazareth en 1977, La Joya del Nilo en 1985, La Momia en 1999 y Gladiator en 2000, entre otras.

A unos 7 kilómetros de Aït Ben Haddou se encuentra la bonita Kasbah Tamdaght, custodiada por una familia pero que también se puede visitar.

A otros pocos kilómetros al oeste de Ouarzazate, junto al gran oasis de Skoura, con más de 700.000 palmeras, se encuentra la kasbah más codiciada de Marruecos: la Kasbah Amridil, un auténtico museo viviente que nos muestra la vida tradicional en una kasbah a lo largo de los siglos. Es una de las kasbah más bellas y mejor conservadas de Marruecos.

La Kasbah Amridil, construida originalmente en el siglo XVII, se ha resistido al paso del tiempo por lo que es el escenario ideal para una visión de las antiguas tradiciones de la vida kasbah. Allí podemos encontrar desde cerraduras talladas a mano, una prensa de aceite de oliva, hornos de pan aún funcionando, vasijas, morteros y otros utensilios que hacen imaginarnos como era la vida de antaño. Paseando por sus murallas se obtienen unas vistas espectaculares de los palmerales que la rodean.

Sin duda una maravilla que ha merecido aparecer en los billetes de 50 dirhams.

   

 

 Otras Kasbah que vale la pena visitar

Atravesando toda la región del Valle de las Rosas y el Valle del Draa, éste último con su espectacular oasis de unos 200 kilómetros, todavía encontraremos una gran cantidad de pueblos con muchas kasbah. Un excelente ejemplo es el pintoresco pueblo de N’Kob con hasta 52 kasbah y un precioso palmeral, así como la población de Kelaât M’Gouna, capital del Valle de Rosas.

Boulmane Dadès con su Kasbah Tizzarouine, hoy reconvertida en un acogedor hotel con vistas panorámicas al Valle del Dades, es otro claro ejemplo de estas construcciones.

Aquí encontraréis nuestra propuesta de recorrido para ver estas joyas:

http://www.jankatours.com/tours/ruta-de-las-mil-kasbahs-viajar-a-marruecos/

  

 

Una kasbah en el Atlántico

Fuera de la conocida como la Ruta de la Mil Kasbah, también encontramos otras construcciones dignas de mención.

En Rabat por ejemplo, se encuentra la Kasbah des Oudaias, construida en el siglo XII y abandonada durante muchos años. En el siglo XVIII se hizo una gran inversión y fue restaurada. Las paredes de la Kasbah des Oudaias tienen unos diez metros de altura y más de dos metros de ancho. Es por esta razón que se ha conservado durante tantos siglos.

A destacar su monumental puerta, el portón de Bab Oudaia, construido en 1195 en piedra labrada y tallada. La ciudadela está compuesta de estrechas calles empedradas, los muros están pintados de blanco y las puertas y ventanas de azul.  Dentro de los atractivos de la Kasbah se encuentra la Mezquita El-Atiga, la más antigua de Rabat, los Jardines Andaluces, diseñados por los franceses en la etapa colonial y el Museé des Oudaias que posee una gran colección de joyas islámicas.

  

Absolutamente todas ellas son un regalo para la vista y para el alma.

©Àngela Adrán2017

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies