+212 678511270

info@jankatours.com

Marrakech - Janka Tours
fade
439
destinations-template-default,single,single-destinations,postid-439,mkd-core-1.1.1,mkdf-social-login-1.2,mkdf-tours-1.3.1,mkdf-boxed,voyage child theme-child-ver-1.0,voyage-ver-1.4,mkdf-smooth-scroll,mkdf-smooth-page-transitions,mkdf-ajax,mkdf-grid-1200,mkdf-blog-installed,mkdf-header-standard,mkdf-no-behavior,mkdf-default-mobile-header,mkdf-sticky-up-mobile-header,mkdf-dropdown-default,mkdf-dark-header,mkdf-fullscreen-search,mkdf-fullscreen-search-with-bg-image,mkdf-search-fade,mkdf-large-title-text,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Marrakech

Marrakech, la bella “ciudad roja”

Marrakech tiene el privilegio de ser una ciudad majzen, es decir, imperial, y las sucesivas dinastías que la han poblado han ido enriqueciéndola. Marrakech está catalogada como uno de los centros culturales más importantes de todo Marruecos. Es también capital turística y el primero de los destinos de los viajes a Marruecos.

La historia de Marrakech comienza con su fundación en 1062 por Ibn Tasfin, que instaló en ella la sede de la dinastía de los almorávides “habitantes de las rábidas”, desde que estos conquistaron todo Marruecos.  A Ibn Tasfin, fundador y primer emir de la dinastía bereber almorávide, se le considera el padre de Marruecos. Desde Marrakech consiguió unificar a las tribus bereberes del Sahara occidental y extender su poder por el norte de Marruecos y el Magreb central, alcanzando la actual Argelia.

Marrakech pasa por todos los avatares históricos del propio Marruecos donde portugueses, españoles y franceses pusieron sus pies para hacerse con el control de sus riquezas naturales.  Su privilegiada situación como puerta de África, era otro de los motivos por los que fue muy apreciada. Tuvo una historia convulsa con escasas épocas de paz propiciadas por las ambiciones de los países europeos, hasta que llegó la independencia de Marruecos en 1956.

En 1911 la capital de Marruecos pasó a ser Rabat y Marrakech pasó a un segundo plano. Hoy, Marrakech es una ciudad que vive principalmente del turismo, de los productos agrícolas que se exportan a Europa y de las conservas vegetales. En su trepidante núcleo urbano se encuentra la famosa Plaza Jmaa El Fna, declarada por la Unesco en el año 2001 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Este inmenso espacio abierto situado en el interior del barrio antiguo de la ciudad, acoge malabaristas, encantadores de serpientes, magos y acróbatas. Sus zocos (mercados) se caracterizan por estar entre los mejores del país y son uno de los mayores atractivos de la ciudad. En ellos todavía es posible ver el trabajo de los artesanos. Marrakech es una de las ciudades preferidas por el turismo. Recomendamos visitar entre otros:

Mezquita Koutoubia: Es el icono de la ciudad, la más importante y también una de las más grandes mezquitas del Occidente musulmán. Su minarete puede verse casi desde cualquier parte, convirtiéndose en el eje central de la ciudad. Con sus casi 70 metros de altura, es el edificio más alto de todo Marrakech.

Jardines de la Menara: Son los jardines más conocidos y fotografiados. Junto al jardín encontramos un hermoso pabellón cubierto de tejas verdes llamado Minzah, que junto con el bello telón de fondo de las montañas del Atlas nevadas, forman una preciosa estampa. Estos jardines están poblados principalmente por árboles frutales y olivos y contienen un enorme estanque artificial.

Fueron construidos durante el siglo XII por los almohades que idearon un sistema para traer el agua procedente del deshielo del Atlas, por una serie de canales subterráneos para regar los olivares y huertos.

Palacio El Badi: Ubicado a pocos metros de la famosa plaza Jemaa el Fna, este palacio fue construido a finales del siglo XVI por el sultán Ahmed al-Mansour, cinco meses después de haber vencido a las tropas portuguesas en la famosa batalla de los Tres Reyes. De ahí proviene el nombre de El Badi que significa “El Incomparable”.

Actualmente se encuentra casi en ruinas, quedando solo visible una gran explanada y los muros de la edificación desde donde se pueden obtener unas bellas vistas de la ciudad y su entorno. Las ruinas de este palacio sirven de marco a algunos festivales de folclore marroquí.

Tumbas Saadies: Son uno de los monumentos más visitados y se encuentran ubicadas en el barrio de la Kasbah. Fueron construidas por el sultán Ahmad al-Mansur durante el siglo XVI pero no fueron descubiertas hasta el año 1917.

Es uno de los pocos vestigios que quedan de los saadies que gobernaron la ciudad durante su época dorada, comprendida entre los años 1524 a 1659. Estas tumbas están rodeadas de una alta muralla que aísla la Kasbah de los mausoleos. También podemos ver un bello jardín donde se encuentran más deun centenar de tumbas, decoradas con coloridos mosaicos.

Medersa Ben Youssef: Se encuentra junto a una mezquita que lleva su mismo nombre y es uno de los monumentos más hermosos. Esta escuela de teología coránica fue fundada por el sultán Abou el Hassan, a mitad del siglo XIV, convirtiéndose en la más importante de todo el norte de África.

Llegó a acoger a más de 900 estudiantes de todo el mundo musulmán. Su arquitectura y decoración se caracterizan por la armonía entre el estuco y los mosaicos, el mármol y la madera de cedro. Lo más destacable es su patio interior y la decoración y recreación de las salas.

Viajes con salida desde Marrakech

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies